Así se crea un disidente, estilo la farsa de San Isidro